El Jardín de Rama de Arthur C. Clarke

Sinopsis:

Esta tercera novela de la saga se puede leer perfectamente independientemente de las dos precedentes, en ella encontramos a los personajes sobrevivientes enviados a explorar Rama II, instalados en la gigantesca nave de mas de 50 kilómetros de largo. El matrimonio compuesto por la doctora Nicole, su marido el ingeniero de sistemas Richard y el comandante de la expedición Michael. Intenta amoldarse a su nueva situación ignorantes del destino que les aguarda. En la primera parte de la novela, escrita en forma de diario de Nicole se relata el largo viaje a Sirio, a la mitad de la velocidad de la luz. Rápidamente Richard calcula que tardarán 12 años en llegar. Mientras tanto se desarrollan diversos acontecimientos , siendo lo mas relevantes el nacimiento de los cinco hijos de Nicole.
Al llegar a Sirio se les revelará el motivo de su viaje.




El Autor


Sir Arthur Charles Clarke, más conocido como Arthur C. Clarke (16 de diciembre de 1917, Minehead, Inglaterra - 19 de marzo de 2008, Colombo, Sri Lanka), fue un escritor y científico británico. Autor de obras de divulgación científica y de ciencia ficción, como El centinela o Cita con Rama y co-guionista de 2001: Una odisea del espacio. Nació en Minehead, Somerset. Terminados sus estudios secundarios en 1936, se traslada a Londres. Durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió en la Royal Air Force (Fuerza Aérea Real) como especialista en radares. Concluida la guerra, publica su artículo técnico Extra-terrestrial Relays, en el cual sienta las bases de los satélites artificiales en órbita geoestacionaria (llamada, en su honor, órbita Clarke.También son conocidas sus famosas leyes de Clarke, publicadas en su libro de divulgación científica Perfiles del Futuro (1962). La más popular (y citada) de ellas es la llamada "Tercera Ley de Clarke": Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.
Desde
1956 y hasta su fallecimiento vivió en la isla de Sri Lanka (antigua Ceilán), se le otorgo el título de caballero de la Orden del Imperio Británico en 1998.. También en su honor prestó su nombre a un asteroide, 4923 y una especie de dinosaurio ceratopsiano, el Serendipaceratops arthurcclarkei descubierto en Inverloch, Australia.
Comenzó a escribir ciencia ficción al finalizar la guerra. Su primer cuento publicado fue Partida de Rescate, que apareció en el número de mayo de 1946 de Astounding y que le sirvió como punto de partida de una fructífera carrera. Entre sus primeros relatos destaca El centinela ("The Sentinel"), que sirvió de base para su novela
2001: Una odisea espacial (1968) y para la película del mismo nombre del director Stanley Kubrick.
Se pueden diferenciar claramente tres etapas en su producción:
Las novelas utópico/humanistas de
los '50, principalmente El fin de la infancia, La ciudad y las estrellas y la propia 2001: Una odisea espacial.
La rigurosidad científica de
los '70, por la que será incluido entre los autores de ciencia ficción dura, con obras como Cita con Rama y sobre todo Fuentes del paraíso.
Una última etapa a finales de
los '80 y en los '90, donde Clarke comparte la coautoría de sus principales títulos, cerrando grandes sagas (RAMA y 2001), y viéndose un perfil claramente político/social como en Factor Detonante o Sismo Grado 10, sin perder el carácter de obra de ciencia ficción. (Wikypedia)


Mi comentario

Esta novela es muy interesante y se lee de un tirón porque siempre quieres saber que va a pasar después. Así que poco puedo decir para no fastidiar a posibles lectores.
Aparte de los imaginativos escenarios en los que se desarrolla la historia, la novela es una reflexión sobre el hombre y la conducta humana, harto pesimista sobre nuestras posibilidades como especie inteligente.
El hombre es una mala bestia por naturaleza. Y no puede evitarlo. El mismo instinto que le guiaba para expandirse por La Tierra en busca de nuevos territorios de caza y conquista.Guia nuestra curiosidad y afán de progreso, y nada bueno podrá salir de esto porque es un impulso depredador.
Todo el desarrollo tecnológico se ha hecho en contra del planeta y también del hombre. Cierto que la tecnología a permitido liberar a un gran número de personas de la esclavitud¿pero que hemos ganado convirtiendo a los esclavos en negreros? No podemos escapar de nuestros malos instintos. Liberarnos del trabajo forzado no nos ha hecho mejores, sino incluso peores. Abocados a la banalidad, cuando no al vicio y la corrupción. Si, hay ejemplos de lo contrario, pero son las excepciones que confirman la regla.
Es por todo ello que la noble investigación del espacio no nos lleva a ninguna parte. Primero, se ha desarrollado como un apéndice de la industria militar, una vez conseguida la destrucción mutua asegurada (MAD) perdió interés. Ahora pretende financiarse con el turismo espacial !turismo! ¿Hay alguna forma peor de depredación?
Por suerte el Sistema Solar es inhabitable, aunque se empiezan a lanzar sondas mas allá. Pobre del planeta mas cercano con un mínimo de habitabilidad, le caerá una plaga de humanos que será su perdición.
Y lo que vale para nosotros los humanos, vale para cualquier forma alienigena que aparezca por estos lares. Nada de ETs pacíficos e investigadores de las ciencias y las artes. Depredadores como nosotros, seguro


2 comentarios:

Oscar Arocha Almesto dijo...

Llevaba tiempo buscando esta temática de naves que podrían albergar ciudades, será una buena lectura

"Un-updated" Marko dijo...

Fabulosa Saga!! Y si quieres ver Rama en 3D:

http://www.youtube.com/watch?v=UiO8CgGiWPM&feature=player_embedded#!